Toronto – Día 1: Casa Loma

Con mamá programamos un recorrido por las ciudades más importantes del Este de Canadá. Ya habiendo paseado por Montreal y por Québec, nos fuimos para la gran Toronto.

Toronto queda a más de 700 km de la Ville de Québec, por lo que si se tiene el tiempo suficiente se puede ir tranquilamente en auto. También se puede ir en tren, vía Montreal si no me equivoco, aunque el tren acá no es súper económico (aunque hay que decir que el servicio es muy bueno).

Sino, por supuesto, se puede ir en avión en un vuelo que dura apenas un poco más de una hora y media. Para vuelos domésticos hay dos grandes opciones acá, Air Canada Jazz (la “Austral” de Air Canada) y WestJet. En este caso tomamos un vuelo (tempranísimo) de esta última, la cual resultó brindar un servicio muy bueno.

Un rato antes de las 8 am ya estábamos aterrizando en el Pearson International, el aeropuerto de Toronto que es el más grande y con más tráfico de todo el país.

Nos tomamos un shuttle hacia nuestro hotel, dejamos las cosas y nos tiramos un rato a descansar porque nos habíamos levantado como a las 3 de la mañana. Nunca más tomo un vuelo tan corto a las 5 am, no vale la pena!

Después de recuperar un poco la energía, salimos a patear esta gran ciudad.

Algunos datos (powered by Wikipedia) :

  • Es la ciudad más grande de Canadá
  • Es la ciudad con el costo de vida más elevado del país
  • Es la capital de la provincia de Ontario
  • Es la quinta ciudad más grande de Norte América, con 2.5 millones de residentes

Había principalmente 3 cosas que queríamos ver:

  • La Casa Loma
  • La CN Tower
  • Las Cataratas del Niágara

Aunque estas últimas no están en Toronto sino en Niágara (obvio, no?) es una excursión que se puede hacer en el día.

Comenzamos entonces este día caminando hacia el norte de la ciudad, en dirección a la Casa Loma.

Saliendo del hotel, lo primero que vimos fue el antiguo y el nuevo City Hall de Toronto (la municipalidad, digamos), obvio era más lindo el antiguo.

Enseguida apareció el gran Eaton Centre de Toronto. Con más de 300 negocios es el shopping mall más grande de la ciudad (y uno de los más grandes de Canadá) y allí está el local de Sears más grande del mundo.

Como Montreal, Toronto también tiene toda una ciudad subterránea, es decir, la mayoría de los edificios en el downtown están conectados por pasillos en los subsuelos. Por ejemplo, desde nuestro hotel se podía ir tranquilamente a este shopping sin salir a la calle.

El Toronto Eaton Centre está ubicado sobre lo que sería la calle más popular de la ciudad, la Yonge Street. Es la calle más larga del mundo (casi 1.900 km!) pero a la altura de la que estamos hablando es una zona de entretenimiento, shopping, restaurants, etc.

Todos los barrios de Toronto tienen un logo, como ven en el poste de luz ese es el logo de la Yonge

En la intersección con la avenida Dundas está lo que ellos llaman el Yonge-Dundas Square, que es el Times Square de Toronto.

El Hard Rock Cafe de Toronto en la Yonge-Dundas

Luego lo veríamos de noche, lo cual lo hace más atractivo con las luces, la música y la cantidad de gente que se junta en esa zona. Pero eso más adelante, continuamos caminando.

Toronto Police Headquarters
Uno de los medios de transportes de la ciudad, el tram
La Ontario Power Building, supusimos que el arquitecto quiso hacer como un espejo de la esquina opuesta… no sé si lo logró, pero era bastante impressive
La Pharmacy Faculty parte de la Universidad de Toronto, un edificio raro ¿no?

Seguimos subiendo hasta llegar a la Toronto Legislature Building, en el Queen’s Park. Es el edificio de la legislatura de la provincia de Ontario, que data de findes del siglo XIX.

Edward VII, quien inauguró el Queen’s Park en 1860
Algunas ardillas son tiernas…
… otras dan miedo

Continuamos caminando, la pucha que era lejos la Casa Loma esta! Pero bueno, en un momento nos sentamos en este parque y se nos acercó una señora torontense (y canadiense eh, lo cual es muy raro en esta ciudad) que estaba haciendo jogging y nos preguntó si necesitábamos ayuda (ya que vio que estábamos con el mapa). Me pareció un buen gesto, algo que habla bien de los locales. Nos recomendó un camino para continuar y llegar a nuestro destino, y le hicimos caso.

Lo que nos recomendó fue pasar por el barrio de los universitarios, por donde se pueden ver las hermandades (esas casas enormes en las que viven varios estudiantes bajo normas específicas, como en las películas!)

La Delta Kappa Epsilon

La Beta Theta Pi (Beta Zeta Pi en español, pero no me digan que no es más gracioso mal pronunciarlo  en inglés!)

Un rato más de caminar, y logramos llegar a la bendita Casa Loma. Claro, miren todo lo que habíamos caminado cuando podríamos habernos tomado el subte y llegar en 10 minutos! Pero bueno, a las ciudad es hay que ca-mi-nar-las!!!

La verdad que yo no sabía que era la Casa Loma, ni que existía, ni que estaba en Toronto. Pero, como saben mi madre es arquitecta y fue ella quien propuso ir a visitar este lugar. Y definitivamente, es una de las pocas atracciones turísticas de la ciudad. Y realmente vale la pena visitarla.

La Casa Loma, sí así en español, es una casona enorme que se encuentra en la cima de una colina en el norte de Toronto (esto ya se habrán dado cuenta, claro). Por tal ubicación, tiene una vista privilegiada de la ciudad.

Fue construída entre 1911 y 1914 a pedido del empresario multimillonario Sir Henry Mill Pellatt, por el arquitecto E. J. Lennox. La historia de Pellatt y de la Casa Loma es muy interesante y hasta un poco triste. Henry imaginó e hizo construir esta mansión inmensa, con casi 100 habitaciones, diferentes estilos arquitectónicos, jardines externos, jardines de invierno climatizados, pasadizos secretos, establos, garages,  salas de reuniones, salas de fiestas, salas de música con órganos, torres, y hasta ascensores, que para la época era algo rarísimo en una casa.

Sir Henry firmando el libro de visitas

Lamentablemente el costo de la construcción, del mantenimiento y de los impuestos cada vez era mayor, por lo que en 1923 Sir Pellatt tuvo que dejar la mansión y rematarla ya que por su situación financiera le era imposible continuar viviendo allí. Su esposa, Lady Mary Pellatt (quien fue la primer jefa de las Girl Guides of Canada) nunca pudo superarlo y murió al poco tiempo.

En los años 20 se convirtió en un lugar para salir a la noche, escuchar orquestas en vivo, también fue un hotel de lujo. En 1933 la ciudad tomó la propiedad de la casa por las deudas impositivas que tenía y en 1937 se abrió como un museo. Hay fotos (derecha) del mismo Sir Pellatt visitando, ya viejo, el museo de lo que una vez había sido su majestuosa e innovadora residencia, Casa Loma.

Ahora sí, espero no haberlos aburrido mucho con esta breve reseña histórica de los Pellatt’s y la Casa Loma, veamos un poco de qué se trata este edificio.

Al pagar la entrada, saladita, está incluído el aparato de audio que te permite ir conociendo la historia y descripción de cada sala por la que se pasea. Fue así que aprendí esto que les conté.

La entrada principal
El comedor para los grandes eventos tenían un rincón especial para las bandas que tocaban en vivo durante la velada

Uno de los lugares que más me gustó fue el jardín de invierno. El suelo estaba calefaccionado y el cuarto estaba conectado por pasadizos subterráneanos con el vivero donde se cultivaban las flores y plantas. En invierno, se podían transportar dichas flores por el pasadizo sin que se dañen.

La cúpula también es interesante, ya que como Pellatt quería que se pueda apreciar la belleza del vitreaux sin importar las condiciones climáticas del día, hizo instalar unas luces artificiales que enfocan por arriba a la cúpula! Hasta de noche se podía apreciarla, súper vanguardista!

También había un comedor diario, claro, conectado a la cocina…

Los muebles de madera tallados y las molduras de los techos y paredes

El Gran Hall con las banderas del Reino Unido colgando. Sir Pellatt tenía una relación cercana con la realeza británica. En esta sala también tenía una réplica del Westminster Coronation Throne, el trono en el que se sientan los reyes o reinas de Inglaterra en su ceremonia de coronación.

Desde arriba
El órgano en el Gran Hall

El matrimonio tenía un dormitorio en común y a su vez, cada uno tenía su cuarto con dormitorio y sala personal. El de Sir Henry:

Con su baño en suite, muy moderno:

Ducha con jets de hidromasaje que funcionaba con un sistema de canillas el cual era manejado por uno de los empleados de la mansión

Bañera, bidet, botiquín y mucho mármol…

Lady Mary tenía también su espacio, quizás el más clásico de toda la Casa Loma…

Para tomar el té con las chicas

Y más salas de reunión…

Desde las torres (que hay que subir por unas escaleritas caracol mínimas!) se puede ver esto:

Mas o menos desde la Torre CN habíamos caminado!

Y algunas vistas de la parte de atrás de la mansión:

Esos fueron algunos de las decenas de cuartos que hay en la casa, como para que tengan una idea!

Espero que no haya sido muy largo y que hayan disfrutado del recorrido tanto como lo disfrutamos nosotros ese día. No tengo fotos de los otros sectores como el jardín, el vivero, el garage y el establo, porque se me acabó la batería en ese momento. Pero una idea se llevan!

Los invito a ver el post sobre Casa Loma de Ana en Apuntes Ideas Imágenes !

Así terminamos ese primer día en la gigante Toronto, claro que volvimos al hotel en subte.

Espero sus comentarios!

Próximo post, visita a la impresionante CN Tower a observar la ciudad a más de 440 metros de altura!

Tags :
Canadá Ontario Toronto Viajes