Toronto – Día 2: CN Tower

Luego de la caminata del primer día, a la mañana siguiente salimos más tranquilos y bien desayunados. El objetivo del día era principalmente visitar la famosa Torre CN o CN Tower o Tour CN, elijan el idioma que quieran.

El hotel en el que nos hospedamos quedaba a unas 5 cuadras más o menos de la torre, por lo que en un ratito llegamos. En el camino pasamos por el Entertainment District donde hay varios teatros como el Royal Alexandra Theatre y el Princess of Wales Theatre (princess no prince, eh!), lo cual me hizo acordar al West End de Londres un poco.

El Royal Alexandra abrió sus puertas en 1907…
… y más moderno el Princess of Wales en 1993

Es como imposible perderse si el destino es la CN Tower ya que con sus 553 metros de altura se la ve desde cualquier lado!

La CN Tower fue construida por la Canadian National Railway para poseer una buena torre de telecomunicaciones que no se vea afectada o bloqueada por la cantidad de rascacielos que se construían cada vez más en la ciudad.

El proyecto comenzó en 1973 y en febrero de 1976 abrió sus puertas. Desde ese momento, fue la torre más alta del mundo por 34 años, hasta el año 2010 en el que se inauguraron la Sky Tree de Tokio, la Canton Tower en Guangzhou, China y sobre todo la Burj Khalifa en Dubái, con 828 metros del altura total!

Pero no deja de ser la cuarta más alta del mundo, y como tal es muy impresionante verla desde abajo… y desde arriba, claro!

Para dejar en claro, no hay NADA en la torre en sí, no hay oficinas, departamentos, nada. Es una torre de telecomunicaciones. Una estructura hueca, con ascensores en el medio, y con una gran antena en la punta (más todas las otras instalaciones de transmisión, claro).

Como atracción hay principalmente dos paradas para hacer:

La primera, e incluída en el ticket básico, es la parada a 342 metros en el deck de observación principal que incluye el Glass Floor, es decir el piso de vidrio. A este nivel también hay un restaurant para cenar con una de las vistas más impresionantes que puede haber. Saladito, obvio.

Y la segunda es la parada en el Sky Pod, para la cual hay que comprar un ticket un poquito más caro que incluya esta subida a otros 100 metros más. El Sky Pod es mucho más chico y por eso hay que hacer cola para ir subiendo ya que no entra mucha gente al mismo tiempo (sin embargo te podés quedar cuanto tiempo quieras, no te dicen nada). Desde allí estás parado a 447 metros del suelo!

Ingresamos por la parte de atrás por lo que hubo que cruzar todo un pasillo largo, por debajo del cual pasa el tren nacional (Via Rail).

Ingresamos al hall principal y nos encontramos con una importante cola, pero por suerte avanzaba rápido. Al rato llegamos al mostrador y la chica muy simpática nos explicó los diferentes tickets que hay para comprar.

Elegimos el Observation Plus Experience a 29.99 USD por adulto, el cual incluye el ascenso a la base principal donde está el Glass Floor y el ascenso de los otros 100 metros hacia el Sky Pod (o en vez de esto último, podés elegir ver una película o algo así, pero bue obvio que la onda es ir al Sky Pod!).

¿Tenía que cortar la punta de la torre?

Antes de llegar a la cola de los ascensores, hay algunas gigantografías, fotos y maquetas de edificios que marcaron la historia de la arquitectura e ingeniería, así como de la historia de la construcción de la CN Tower.

El helicóptero que diseñaron especialmente para que coloque la antena en la punta

Finalmente llegamos a los ascensores y subimos, a una velocidad increíble, hasta la primer parada.

Mirando hacia la ciudad vecina de Mississauga, ON
El Toronto Island Airport, es el aeropuerto de la city construido sobre una isla artificial

El techo corredizo del estadio Rogers Centre Toronto
Una de las jaulas que cuelgan en el exterior, utilizadas para lavar los vidrios
Una manzana en construcción con super grúas

La sombra de la torre sobre un edificio

Qué cara de susto!

Si se sube una pequeña escalera hasta el tan esperando suelo de vidrio:

El Glass Floor se trata de un área de 23 metros cuadrados de planchas de vidrio templado (claro que varias capas) de más de 6 cm de espesor, que pueden soportar el peso de 14 hipopótamos! (según esta información).

A mamá le agarró un ataque de nervios, y estuvimos más de media hora para que pare de reírse y se anime a pisar el vidrio!

Luego de un rato, y varias fotos y videos (que nos los tengo acá en este momento, pero prometo subirlos luego, sin imperdibles) decidimos tomar el otro ascensor hacia el Sky Pod!

El Sky Pod está a 447 metros de altura y realmente hay una diferencia con la vista que se tiene desde el primer nivel, ya que es como subir 33 pisos más!

En un día claro se puede llegar a ver hasta 160 km de extensión

Las vías del tren

La zona portuaria
Mirando hacia abajo…
… la gente que hace una actividad llamada EdgeWalk (caminar por el filo). Y encima pagan para hacerlo!
El Rogers Centre desde más arriba!

El Westin Harbour Castle y otros edificios

El estadio Air Canada Centre
Un  cruce de avenidas
El financial district

Pasamos un buen rato allí arriba. Por momentos tomás consciencia de que estás tan alto, confiando en la solidez del concreto, y les confieso que da un cuiki.

Cuando estuvimos listos, tomamos el ascensor dirección down. Al llegar abajo te deposita ni más ni menos que en un buen gift shop, lleno de pavadas para comprar y regalar.

Al salir, tomé estas fotos de la torre desde el piso. Se ve claramente como ha sido reparada y mantenida durante estos años:

Me parece que alguien compró algo en el gift shop…

Claro que no se llega a ver la punta ni el Sky Pod

Continuamos paseando un poco más por algunos otros barrios de Toronto, y a la noche fuimos a cenar al Hard Rock Cafe y a la cama temprano ya que al otro día el programa venía cargado: excursión de todo el día a Niagara Falls!

Pasamos por el Rogers Centre
La boletería cerrada
El Rogers Centre es la casa de los Jays, el equipo de béisbol de la ciudad
Algunos edificios modernosos
Por el Fashion District, gor!
El monumento al dedal!

Una muy buena foto que nos sacó el mozo en HRC! haha

Y? Le gutó no lo gutó? Se subirían?

Tags :
Canadá Ontario Toronto Viajes