Festejando mis 27 en Argentina

Como les contaba en el post anterior, empezamos nuestras vacaciones de una manera muy especial, ya que hacía 5 años, desde el 2011, que no festejaba mi cumpleaños con mis amigos y familia en Argentina.

Salimos de casa el 2 de junio y, 4 vuelos más tarde, llegamos el 3 por la mañana a Buenos Aires. La verdad que llegamos bastante descansados porque el vuelo de Houston venía casi vacío, ya que mucha gente perdió las conexiones por los retrasos causados por el temporal y las inundaciones. Así que había lugar y oxígeno para estar bien cómodos y dormir (por primera vez me dormí casi todo el vuelo).

summer2016_argentina_0
Ya sé, no doy 27 ni en pedo.

Llegamos a casa y mamá nos hizo las primeras milanesas, de las probablemente 20 que me comí en dos semanas. ¿Qué? Acompañé con varios kilos de helado y pochoclo dulce, para cubrir todos los nutrientes necesarios. Te puse esta foto en Instagram:

Esto es llegar a casa ???

Una foto publicada por Rodrigo Arano (@rodriarano) el

A la noche, la cena familiar de bienvenida fue en el restaurant La Popular de San Telmo, un lugar muy lindo y bien porteño, donde claramente comimos las segundas milanesas del día. Con quesito, con huevito, con papitas, con todo.

Qué lindo es poder ir a un restaurant tipo 22h, y sobre todo poder empezar tu cumpleaños a las doce, con el postre y el brindis.

summer2016_argentina_42

Después de una buena noche de descanso, el sábado nos despertamos y fuimos a Coto a comprar las cosas para la noche y luego al shopping a comprarnos unas ropas ya que, como nuestras valijas llegaron retrasadas, el seguro invitaba

La fiesta fue en el SUM del edificio donde viven mi hermana y mi cuñado, con una hermosa vista de Wilde City, con su nueva atracción: el tren Roca eléctrico. Y miren que lindo con la decoración.

summer2016_argentina_72

Con un parrillero de lujo, que transpiró la camiseta, mi cuñado que se encargó de darle de comer a la gente unos deliciosos choripanes y hamburguesas. Por supuesto también hubo papitas, palitos y todas esas mierditas que tanto nos gustan. Y claro una linda variedad de bebidas, para todos los gustos

La pasamos genial, como siempre, hablando, comiendo y bailando. Por suerte la convocatoria siempre es impecable cada vez, supongo porque cuando voy a Argentina les hago reservarse las fechas, jaja… Y como mis amigos dicen, “esto de juntarnos todos sólo ocurre cuando venís vos”. Y bueno che, me lo merezco, cuchame !

summer2016_argentina_64
Acá mis amigos, clásica foto “sin parejas”… sí, somos tremendos !

Y también tuve una impecable convocatoria de mis primos. Wow, cuántos primos ! Bueno, en realidad no tengo primos de sangre, pero si tengo estos que son con quienes crecimos y festejamos nuestros cumpleaños desde chicos. Ahora somos todos gente adulta, qué locura !

summer2016_argentina_58

Y entre tanta charla y baila, no faltó, como siempre, una pausa para la clásica torta de mamá, bien exagerada con muchas capas, dulce de leche, chocolate, frutillas, crema, todo, todo, por las dudas. Una torta que la gente la come, no que queda ahí en un rincón ! Gracias mami

summer2016_argentina_47

Ahí me ven, feliz de tener la suerte de estar ahí, rodeado de tanto afecto. Gracias a todos, nuevamente, por la alegría de siempre.

Y ese fue el mejor comienzo de las vacaciones que podría haber tenido. Las próximas dos semana en Buenos Aires fueron de más reuniones de amigos, de restaurant, de cine con pochoclo dulce (¿quedó claro que es una de las cosas que más extraño?) y de disfrutar de esa hermosa ciudad. Les cuento un poco más en el próximo post

Tags :
Argentina Buenos Aires Familia Viajes