Un día en la isla de Malta

El 25 de junio amanecimos en Valletta, capital de la isla de Malta. Al igual que la isla de Rodas, visitar Malta es algo bastante exótico y algo que te permite hacer este tipo de crucero. Al ser un isla “pequeña” se puede dar una vuelta entera en un par de horas y ver sus diferentes localidades, playas y paisajes.

Como todas las mañanas abordo del Carnival Vista, nuestra tele nos da la bienvenida al nuevo puerto. Creo que ya lo dije, pero una de las cosas que más me gusta de los cruceros (además de la comida sin fin) es amanecer cada día en un lugar diferente.

Desayunamos (supongo, vos te creés que me acuerdo?) y bajamos del barco en el precioso puerto de Valletta. Este barquito de papel me pareció muy simpático :

Al descender nos encontramos con una importante cantidad de vendedores de tours y, tal como lo hemos hecho en varios ciudades, dimos un par de vueltas sobre nuestros pasos y terminamos sucumbiendo a un bus tour. Es que con el calor que hacía y sin saber para dónde ir, suele ser la mejor opción.

Subamos al piso de arriba (obvio, no?) y demos la vuelta por Malta amigos.

Prueba de que realmente fuimos y no son fotos robadas de Google para hacer un post sobre Malta ( ? ) :

Nos despedimos de “casa” y con entusiasmo nos dejamos llevar por las calles de Valletta. Miren que bello se lo ve al crucero, contraste perfecto :

Valletta o La Valeta, como le decimos en español, es la capital de este minúsculo país que es Malta. Un país con una localización geográfica espectacular, y por lo tanto ocupado varias veces, es independiente del Reino Unido recién en 1964, guardando claro una gran influencia inglesa.

El tour comenzó atravesando las pequeñas calles del casco histórico y luego saliendo a la ruta en dirección de la localidad de Mosta.

Entrando a Mosta. “Pastizzerija” qué mezcla de idiomas en una sola palabra, no ?

Y en esta parada vale la pena bajar para apreciar de cerca el hermoso domo que reina la ciudad de Mosta.

El interior de la cúpula es increíble e hipnotiza ! Es la perfección y siempre este tipo de obras me hacen pensar en lo superador que era el diseño hace tan solo un par de siglos.

Un lugar para quedarse un ratito a ver la cantidad de detalles tanto en el interior como en todo su exterior. Las torres y sus campanarios son una belleza.

Hasta los faroles de la plaza son hermosos :

En frente había un pequeño lugar que hacía pastizzi (básicamente una especie de empanada frita, como los panzerotti que había comido en Milán en el 2010 y que siempre me quedó el recuerdo), así que nos compramos dos para almorzar :

Nos tocó luego esperar un largo rato en la esquina bajo el sol que nos incendiaba la cabeza, hasta que el próximo bus se dignó a llegar. En un momento pensé que nos habían estafado

Continuamos el camino, saliendo de nuevo a la ruta :

Miren este ¿cáctus? (y el domo de fondo).

Allá a lo lejos, vemos una zona de resorts y playa, el mar se confunde con el cielo !

Entre tanta geografía seca y marrón, muchas plantaciones :

Y los trabajadores cosechando bajo el sol :

Más adelante, otra ciudad (les debo el nombre), en una de las bahías de Malta y llena de barquitos.

Hermosa es la bandera de Malta (con la cruz de Malta, duh!) :

Esta original escalera para bajar al nivel del mar. Como toda ciudad costera de una isla, los acantilados son el único inconveniente.

En un momento pasamos MUY cerca del mar y una playa de piedra :

En otro momento, pasamos por esta zona “balnearia” que me pareció un poco apretada.

Un gato simpático :

Seguimos arriba del bus eh !

Sí, sí, los dos !

Y un par de horas más tarde, llegamos de nuevo al puerto de Valletta, donde nos fuimos corriendo al frío del camarote (ay, qué debiluchos que son!).

Miren como te espera la cama a la tarde, cómo podés negarle una siesta?

Increíblemente, hace un par de día mi amiga Cecilia me contó que se iba a Malta a estudiar inglés ! De hecho en este momento está allá, y la está pasando increíble. Nos manda fotos de lugares hermosos, playas divinas y mucha joda (aparentemente los tragos son muy baratos ! Lo dijo varias veces ya).

Debo confesar que hace unos meses, cuando me preguntó cómo era Malta (por preguntar), le dije que me había parecido medio aburrido, y que las playas parecían muy rocosas. Bueno, clara prueba de que uno debería tener más cuidado al juzgar una ciudad (peor aún un país) con tan solo un recorrido de bus.

Creo que si algún día volvemos a Malta, aprovecharía para ir directamente a una buena playa y quizás pasar todo el día allí. Avisen si necesitan información, les puedo dar el contacto de mi amiga para que les diga dónde ir !

Los dejo acá, nos vemos mañana en… Sicilia

Tags :
Carnival Vista Crucero Europa Malta Viajes