Un día en Marsella

Hola amigos, acá estamos de regreso en el verano Canadiense, luego de una “mini” vuelta al mundo, y tratando de ponerme al día con este blog. Nos habíamos quedado con el recorrido de un día por Florencia, un lugar que me encantó. ¿Y dónde desembarcamos luego (recuerden que estamos navegando con el Carnival Vista)? Marsella ! Allons enfants de la Patrie…

Para recorrer esta clásica ciudad francesa, tuvimos la gran suerte de contar con amigos que nos esperaban en el puerto. Seba, compañero mío del secundario (allá por principios de la década pasada ) vive ya hace unos años en Francia con su esposa Sarah. Y no solo nos pudieron ayudar a recorrer Marsella en unas horas porque viven ahí, Seba junto a un amigo tiene una organización de tours a pie por la ciudad ! Los pueden buscar como Marseille Free Walking Tour, sí son gratuitos y la gente les ofrece una merecida propina al final del recorrido.

Así que al bajar del barco, ahí estaban Seba y Sarah esperándonos (bueno, el puerto de Marsella para los cruceros tiene los muelles un toque alejados, así que en realidad los vimos caminar hacia nosotros a la distancia). Nos tomamos un bus y fuimos a recorrer el barrio de La Joliette y del Vieux-Port.

Así como la ven de imponente en la foto, la inmensa catedral de la Majeur domina el paisaje de la cosa de Marsella. Como la mayoría de los grandes edificios que uno visita en Europa, uno suele tener la suerte de que justo estén en reparación, pero bueno como siempre digo en esos momentos, una excusa para volver.

Según lo que nos contaron los chicos, toda esta zona del puerto fue renovada y puesta en valor en los últimos años (corregime Seba, en los últimos 10 años?), pues antes no era muy agradable, como muchas de las zonas portuarias de otras grandes ciudades.

Empezamos por entrar a ver el interior de la catedral, que tiene esta increíble entrada (mirando para arriba) :

Y un hermoso interior con las banderas de algunas de las regiones de Francia, del Vaticano, de la Unión Europea y por supuesto, la de Marsella que es la blanca con la cruz celeste.

Recorriendo un poco más el barrio, pasamos por las angostas y antiguas calles, con sus edificios de varios pisos todos parecidos, con las típicas persianas.

Los refugiados son bienvenidos acá

Miren qué lindas las mesitas afuera de estos bares y restaurantes… muy francés, muy mediterráneo !

Llegamos luego al hospice de la Vieille Charité, un edificio del siglo XVII (hoy en día museo) muy interesante para visitar también :

En el interior hay un gran patio rodeado de estas galerías en tres pisos, y todos estos arcos :

El centro del patio estaba lleno de grandes macetas con olivos :

Continuamos por las pintorescas callecitas y las escalinatas…

…con los colores de las casas, las persianas y las plantas, todo muy agradable para pasear sin rumbo

Al acercarnos a la parte más chic del viejo puerto, encontramos el Hôtel-Dieu, el antiguo hospital de la ciudad hoy en día convertido en hotel 5 estrellas:

Frente al hotel hay una hermosa explanada:

…que desemboca en las amarras de cientos de veleros y barcos. En esta foto que sigue, en el fondo se ve a lo alto la Basilique Notre-Dame de la Garde, que no tuvimos tiempo de ir a visitar, pero que parece ser otro importante punto turístico de Marsella.

En el Vieux-Port se encuentra también el Hôtel de Ville (es decir, la municipalidad) con un edificio hermoso, en ese momento decorado para la Eurocopa 2016 que se jugó en Francia.

Para ese entonces nos entró el hambre, así que hicimos una parada técnica con esta vista de fondo…

…y estas delicias en la mesa

Una selfie después del almuerzo para que quede la prueba, con esta belleza de paisaje:

Terminamos de recorrer la zona, subiendo a las murallas desde donde se puede ver bien el contraste de la parte nueva y moderna:

Y estas vista hermosas de la salida al mar, el agua con un color hermoso:

Luego continuamos hacia el centro, pasando por este mercado que tenía de todo de lo típico provenzal:

Esta ropa para chicos con el estilo típico:

El nougat traditionnel hecho de manera artesanal y en diferentes variedades,

Y, por supuesto, verdadero jabón de Marsella, con aceite verdadero y pura esencia de lavanda.

Variedades de verdadero jabón de Marsella artesanal.

¿Y por qué no una olivas para llevar?

Marsella, como ya varias ciudades del mundo, tiene también su vuelta al mundo turística…

…y esta plaza con techo espejado !

Acá estamos nosotros, ya nos habíamos encontrado con Ezequiel el amigo de Seba que también hace los tours a pie (ambos sabes un montón de la ciudad, como si hubieran nacido ahí !).

Nos metimos hacia el centro por La Canebière, una calle comercial que estaba llena de gente, principalmente turistas de la Euro que venían a ver el partido de Polonia vs Portugal.

Nos llevaron a Maison Empereur, la ferretería más antigua de Francia! Es más que una ferretería hoy en día, se puede conseguir cualquier cosa que se imaginen!

Productos de limpieza, jabones quitamanchas, tablas para lavar ropa…
…escobas, cepillos y cepillitos (realmente de todos los tamaños y formas) y canastos.

Después vi un cartel que pedía que no se saquen fotos, así que les dejo el resto para que vayan y lo descubran por ustedes mismo cuando visiten Marsella!

Ahí nomás hay una pequeña calle que está llena de vendedores de comida (la mayoría árabe), de productos frescos, de frutos secos y cualquier especia que se les ocurra:

Dátiles para todos !
Yo no soy fanático, pero… higos !

Esta tienda es casi una atracción turística en sí misma, miren la cantidad de especias !

Y frutas abrillantadas, las que se les ocurra

Y estas mezclas de nueces y semillas y vaya uno a saber qué más, muy tentador todo:

Y entre tanto paseo y charla llegó la hora de empezar a volver al barco, sin antes dejar de pasar por el Memorial de la Marseillaise !

Nos despedimos de los chicos, a los cuales (después de un año) les vuelvo a agradecer de haberse tomado el tiempo para pasar el día con nosotros y mostrarnos esta hermosa ciudad. Nos quedó muchísimo por ver de Marsella, así que espero algún día volver para seguir descubriéndola

De regreso al barco, nos preparamos para pasar la última noche navegando al puerto de llegada, Barcelona. Acá algunas últimas fotos en el Carnival Vista:

Los 10 “diarios”, uno por cada destino, con las actividades del día.
Las valijas casi listas! Sí, una carry-on cada uno es más que suficiente.
Última cena, con el atardecer en el mar… qué más querés?!

Antes de irse a dormir, los que tienen valijas grandes las tienen que sacar al pasillo.
Y para la última noche no hay animalito de toalla, un corazón.

Espero que les haya gustado el recorrido de Marsella, una buena ciudad como destino de crucero porque se puede recorrer fácilmente, el puerto esta cerca, se camina muy bien, está lleno de lugares para visitar, comer y comprar. Les vuelvo a recomendar que contacten a los chicos de Marseille Free Walking Tour, no se van a arrepentir! Allez, allez !

Próximo post: dejamos el crucero estacionado en Barcelona, recorremos Parque Güell y nos tomamos un avión a Londres

Tags :
Carnival Vista Crucero Europa Francia Marsella Viajes