Unas horas en Barcelona

La última noche abordo del Carnival Vista navegamos de Marsella a Barcelona, y la mañana del 1 de julio amanecimos en la bella capital catalana. Como nuestro vuelo a Londres salía a las 20:30, solamente teníamos unas horas parar recorrer un poco.

Esta no es la primera vez que hacemos un tour rápido por Barcelona, porque en el 2014 también estuvimos un día al bajar del Norwegian Epic, hasta tomar un vuelo (también a Londres) a la mañana siguiente. Parece que empieza a ser una tradición, pero la verdad que es una ciudad con tanto para ver y hacer, que la próxima vez espero podamos quedarnos un par de días!

Ultimo despertar en nuestro módico camarote, bien temprano porque el día de desembarque te hacen salir a las 8:00 (o al menos a esa hora intentan que la gente mueva el traste, imagínense los más de 3.000 pasajeros).

En la pantalla además de la bienvenida a Barcelona, nos dejaron un mensaje de despedida y en el mapa podemos ver el recorrido total del barco.

Y algo que nunca les mostré creo, en uno de los canales podemos ver las cámaras exteriores del barco (hay varias). Esta nos mostraba un día hermoso que nos esperaba:

Nos levantamos y nos fuimos a disfrutar del último desayuno bien cargado. La ventaja de tener solo equipaje de mano es que el desembarque es muy rápido. La noche anterior te entregan unos cartoncitos de colores, y según tu color sabés el horario y el lugar en el que tenés que presentarte para salir. Si tenés valijas grandes, las dejás la noche anterior en el pasillo y en la mañana al desembarcar en la terminal hay cintas como en un aeropuerto (al menos así es en Barcelona, que tiene unas buenas terminales de cruceros).

El puerto de cruceros en Barcelona no está para nada alejado, pero para salir, si vas a un hotel, lo más fácil es tomarse un taxi. En nuestro caso descubrimos casi de casualidad que había un bus que te saca del puerto y te deja en el Monumento a Colón.

Este monumento es muy característico de Barcelona y es el punto en donde comienza la famosa avenida de La Rambla. Con Cristobal en lo alto mirando hacia el mar y ocho leones negros que cuidan el monumento:

Haciéndole el service a los leones

Esta vez decidimos ir a visitar el Parque Güell, pero antes nos buscamos un lugar donde dejar nuestras valijas durante el día así que subimos un poco por La Rambla y en la información al turista nos mostraron donde ir. Una vez que dejamos las cosas, caminamos hasta la parada Liceu del metro L3, y nos bajamos en Plaça de Lesseps.

De allí nos dijimos que sería una linda caminata hacia el parque, según lo que veíamos en el mapa. Linda es, pero les cuento que es cuesta arriba y se hace un poquito largo (aún más en un caluroso día de verano).

Pero eventualmente llegamos, y la entrada es inconfundible, bien Gaudí ¿no?

Como ven, el bus 16 te deja en la puerta, aunque es un mini bus que pasa muy cada tanto

Para la visita al Parque Güell podés elegir de pagar la entrada o visitar la parte gratuita. La entrada no es que sea cara (€7) pero por el tiempo que teníamos decidimos solamente recorrer la parte gratuita (y les cuento que me pareció más que suficiente, al menos que tengan un interés más profundo).

Esta obra, como todas las obras de Gaudí, es increíble. Es como estar en un sueño, logra algo infantil mezclado con algo tétrico, por las formas y materiales.

Fuimos subiendo de a poco por los caminos que están llenos de árboles y plantas…

Miren estas columnas con las piedras y los huecos llenos de palomas:

El terreno es árido y se confunden las estructuras de piedra.

Al llegar a la cima, una muy buena vista de Barcelona, de lejos se ve el puerto y, aunque no se vea en la foto, el mar.

Si pagás la entrada al museo tenés acceso a esta otra terraza, pero no creo que tenga una vista muy diferente, ¿alguien sabe?

Pasamos un rato mirando algo muy gracioso (bueno, “gracioso” no sé, que no se mal interprete). Esta lleno de vendedores ilegales de chucherías que están con sus mantas en el suelo y todo presentado muy prolijamente. A su vez, esta la policía a unos metros que viene avanzando despacito, como si no los viera! Entonces los tipos cuando la policía está muy cerca se levantan todos al mismo tiempo, levantan las mantas con un sistema diseñado para salir rápido: cada punta de la manta esta unida a una soga común y levantan todo de un tirón! Imaginate las estatuitas como deben quedar… en fin, es casi un show!

El resto del parque tiene también lindas flores que contrastan mucho con el resto de la vegetación.

Luego de admirar la vista un rato, miramos en internet a qué centro comercial podríamos ir para almorzar y refugiarnos un poco del calor.

Volvimos a bajar hasta la Plaça de Lesseps y nos tomamos un bus hasta la zona de Plaça Espanya donde se encuentra el centro comercial Arenas.

 Este shopping está muy bueno primero porque la zona es re linda, y segundo porque es una antigua plaza de toros y en la terraza tiene los restaurantes y una vista increíble. También tiene este ascensor externo para acceder al mirador (pagando), aunque la vista es la misma que desde la terraza que es gratis!

Todo el exterior está conservado como el edificio original, típico de una plaza de toros.

Pero por dentro es un centro comercial moderno como cualquier otro:

Y miren la vista de Plaça Espanya desde la terraza, una belleza de lugar:

Se puede ver a la derecha el ascensor… no me digan que tiene una vista diferente!

Del otro lado se ven las torres venecianas en el camino al increíble edificio del Museu Nacional d’Art de Catalunya, con las escalinatas, las cascadas y sus cúpulas. La próxima vez vamos directo a visitarlo!

Luego de comer algo y mirar un poco las tiendas, emprendimos camino hacia el aeropuerto, pasando antes a buscar nuestros equipajes. Para llegar decidimos de ir en metro, nuevamente desde la estación Liceu, pero porque teníamos el tiempo para hacerlo ya que tardamos más de una hora (el trayecto no es directo).

Nos despedimos de Barcelona y ya con muchas ganas de llegar a nuestra querida Londres, no subimos al avión de British Airways.

Chau Barcelona !

Colación de por medio, en una cajita muy british !

Y al rato, London baby !

Directo al tube para ir hacia el centro y llegar a lo de Ali y Ale, que como siempre nos reciben muy bien

Cara de cansados, pero siempre felices de volver a nuestra ciudad preferida

Bueno che, bastante bien, terminamos con el recorrido del Carnival Vista. ¿Qué nos queda de este viaje? Bastante todavía! Les voy a mostrar un poco de lo que hicimos esa semana en Londres y luego directo a recorrer Alemania en auto, con una escapada a Praga. Mucho por contarles todavía, espero que les guste y sigan disfrutando

Gracias por pasar !

Tags :
Barcelona Carnival Vista Crucero España Europa Viajes