En auto por Alemania: Múnich – Parte 1

Bienvenidos a Múnich ! El camino desde Basilea fue muy agradable y tranquilo, y llegamos a al hotel apenas caída la noche. Hicimos el check-in, estacionamos el auto en el parking interno en el subsuelo y fuimos a dejar nuestras cosas a la habitación. Con bastante hambre, volvimos a bajar y le pedimos al chico de la recepción que nos recomiende un lugar para ir a cenar.
Bueno la verdad que no era que tuviésemos muchas opciones a esa hora, pero por suerte a dos cuadras del hotel (nos quedamos en el Courtyard Munich City East) había un lindo Gaststätte (restaurant), “Zum Brünnstein“, abierto “hasta tarde” (hasta la medianoche, che!).

Con esta primera comida oficial en Alemania supimos que íbamos a comer muy rico en las próximas dos semanas

Esto que ven acá arriba recubierto de queso es el famoso schnitzel, que no es ni más ni menos que lo que nosotros llamamos milanesa. De esos, como se podrán imaginar, comí todos los días (literalmente).

Chloé en esa ocasión probó otra delicia alemana, típica de la zona de Bavaria (región de Múnich), que es el Käse Spätzle. Como ven, son unos pequeños fideos (los Spätzle) en una salsa de queso (Käse, una palabra) y siempre lo sirven con cebolla frita arriba:

Cansados volvimos al hotel a dormir para poder disfrutar el día siguiente. Por la mañana, la vista desde la ventana de nuestra habitación mostraba un cielo celeste perfecto.

Salimos a caminar para el centro turístico, tomamos un rápido desayuno en un lindo café cerca del hotel y seguimos disfrutando de un domingo super tranquilo, casi que no había nadie en la calle!

Como se ve en la próxima foto, Múnich tiene un sistema de trams (como la mayoría de las ciudades europeas) por lo que cuando uno mira para arriba se ven los cables que cruzan las calles. Esto es algo que siempre me pareció bastante feo, pero es cierto que es un medio de transporte muy práctico.

Por esos días (como aún hoy en día, lamentablemente) toda la sociedad europea estaba muy sensible por los diferentes ataques terroristas que venían ocurriendo en diferentes ciudades. Era normal encontrar en varios lugares de la ciudad, pequeños homenajes a las víctimas, velas y flores.

Llegamos hasta la intersección con la Rosenheimer Strasse, una muy linda avenida por la cual fuimos subiendo hasta cruzar el río Isar.

Como les decía, bien domingo de verano…

Cruzando el puente Ludwigsbrücke se pasa por la isla en la cual se encuentra el gran Deutsches Museum, o digamos el Museo Alemán, que es el museo de ciencia y tecnología más grande de Europa.

Como esta vez no tenía tanto tiempo, y este es un museo al que hay que dedicarle muchas horas, decidimos seguir disfrutando el día hermoso para continuar con el recorrido de la ciudad. Queda entonces para la próxima visita

El río Isar que es uno de los ríos más largos de Europa, atraviesa la ciudad con su agua cristalina. Como verán más adelante, este río es bien disfrutado por los ciudadanos de Múnich!

Continuando el camino luego del puente, se ve a unos metros la Isartor que es una de las cuatro puertas de la antigua muralla medieval.

Esta puerta del siglo XIV (yo cuando veo edificios medievales me siento en Age of Empires) y tiene varias torres.

Llegando al casco histórico empezamos a ver un poco más de movimiento, gente en los restaurantes, comiendo en las terrazas en las calles, disfrutando de un día de verano espectacular.

Estas son las postales que más me gustan de las ciudades europeas. Miren el contraste, la gente comiendo con esa escenografía de fondo.

Para mí eso es Europa

Este edificio gótico característico del casco histórico de Múnich es el Alter Rathaus, es decir el viejo ayuntamiento (municipalidad). “Rathaus” es una palabra que me encanta y que me causa gracia (rat + house ? cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia) cada vez que la veo (suele ser un cartel típico en todas las ciudades, claramente).

Toda esta zona es una belleza y da para quedarse un rato largo simplemente observado la arquitectura. Todo luce muy alemán.

Atravesando la torre principal del Alter Rathaus se accede a la plaza más importante del lugar, es decir la Marienplatz donde se encuentra el Neues Rathaus, adivinaron el “nuevo ayuntamiento”.

El nuevo ayuntamiento no puede ser más neogótico. Y aunque quizás no se aprecie tanto en la foto, es enorme.

La Marienplatz es un lindo lugar para comer algo en uno de los puestos de comida, aunque no sabría decirles si están ahí todos los días o solamente los fines de semana (y menos aún si están todo el año o solamente en verano).

¿Por qué no clavarse un Bratwurst (la típica salchicha) y luego un crêpe de Nutella?

Al ayuntamiento se puede ingresar solamente al hall principal, aunque supongo que debe haber visitas guiadas también. Me gustó este muro con los escudos de las ciudades hermanas de Múnich: Kiev, Harare, Cincinnati, Sapporo, Bordeaux, Edinburgh y Verona.

La próxima parada en el recorrido fue visitar la iglesia más antigua del casco histórico de Múnich, la Peterskirche (San Pedro… en las palabras cortas se deja deducir el Alemán ¿no?)

Una iglesia súper cargada, con muchos estilos, unos frescos hermosos y un altar imponente.

Habría que ver cómo suenan los cánticos en alemán !

Ahí bien cerquita se encuentra un famoso mercado, el Viktualienmarkt, que todos los días tiene sus puestos de comidas y alimentos, y una plaza central con mesas (muchas grandes mesas, que se comparten entre la gente desconocida, una práctica muy común en Alemania). Con este hermoso día, estaba repleto

Y hasta acá llegamos por hoy con el recorrido por Múnich, les seguiré contando y mostrando más en el próximo post. Espero que les esté gustando! Los dejo con esta simpática estatua/fuente de una famosa actriz local, Ida Schumacher, que me pareció muy simpática (con el balde y la escoba, sería un personaje que haría? si alguien saber que me cuente).

Bis zum nächsten mal !

 

Tags :
Alemania Europa Munich Roadtrip Viajes